10 consejos para practicar un turismo rural sostenible

May 13, 2019

Decálogo de buenas prácticas para el viajero

Con las vacaciones de verano llegan los desplazamientos, el alquiler de casas y apartamentos, los baños en el mar, las excursiones en el campo, los viajes a otros lugares, las actividades de ocio, y todo con el fin de desconectar y olvidar el día a día. Son unos días de descanso que beneficia positivamente la salud de las personas, y además, son una importante fuente de riqueza económica para los países que lo gestionan correctamente.

Pero el turismo no siempre incide favorablemente sobre el entorno y las personas, y hacer compatible la industria turística y la protección del medio ambiente es una de las principales preocupaciones de la Organización Mundial del Turismo OMT que depende de Naciones Unidas. Para concienciar de este problema, se declaró el pasado año 2017, como Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo.

Si estamos preocupados por el impacto que nuestras vacaciones puedan tener en los lugares que visitamos, y no queremos dejar huella, ni degradar el entorno, sobre todo si hablamos de turismo rural, sigue este listado de buenas prácticas para el antes, durante y después de una escapada.

1. Elige los destinos menos turísticos y masificados. Piérdete por rutas diferentes y descubre rincones nuevos y por explorar.

2. Infórmate sobre las características singularidades del lugar que vas a visitar: qué puedes ver y hacer allí, cuáles son los mejores lugares para degustar productos locales, qué tipo de productos producen, dónde comprarlos, etc

3. Planifica tu viaje fuera de temporada, mejor ir en épocas donde no haya tanta gente y puedas concentrarte en lugares y sitios que de otro modo sería casi imposible ver.

4. Olvida las prisas y sintoniza con el ritmo de vida local, hay que vivir el momento y no perderse ningún detalle por pequeño que sea.

5. Descubre la esencia tradicional del medio rural y participa en las prácticas y costumbres de un patrimonio social, cultural e histórico más auténtico y natural, sin artificios.

6. Elige productos y servicios locales, de este modo contribuirás a generar empleo de calidad y riqueza para la comunidad que verá incrementados sus beneficios.

7. Realiza un consumo responsable durante tu estancia y reduce tus residuos. No tires nada al suelo y cuida tu entorno, empezando, por ejemplo, por el transporte.

8. Piensa en los desplazamientos. Usa el transporte público, o alguno no motorizado como la bicicleta, siempre que sea posible. Si optas por este tipo de transportes reducirás el coste del viaje y tu huella de carbono.

9. Difunde tus conocimientos sobre sostenibilidad entre otros viajeros. Tus consejos y buenas prácticas son muy valiosos para otros

10. Sé consciente del impacto de tu viaje. Haz que tu experiencia turística deje una huella positiva en el territorio visitado. Toma consciencia de tu forma de viajar y contribuye al desarrollo sostenible.

Y tú, ¿aún no has reservado en nuestra web un alojamiento rural de calidad? No esperes más y disfruta de una escapada única.